B I E N V E N I D O 


J U A N   D E   L A   C R U Z

"sin dejar rastro aparente"

- Emilio Martínez ocd -

 

“San Juan de la Cruz, buscador de Diosnos lo presenta un Carmelita Descalzo italiano, buscador del Istituto de Espiritualidad “Santa Teresa den Niño Jesús” de los Carmelitas Teresianos de Pisa (Italia). En su preocupación por el diálogo con otras Religiones, el P. Giovanni Ballini ha focalizado en la figura de San Juan de la Cruz el modelo universal de la búsqueda de Dios. La traducción al castellano es del P. Ciro García ocd” (Aniano Álvarez-Suárez, Presentación, in Monte Carmelo 3/2010, 433). 

N U E V O S   C A M I N O S


"Por nuevos caminos" (2N 16,8) como 'buscador de Dios', éstas son las nuevas dimensiones que san Juan de la Cruz nos ha desvelado en la "senda de oscura contemplación (2S 7,13) y que continúan sien­do "cosas sustanciales" (1N 1,2), "pan con corteza" (1N 12,1), para los hijos de la Iglesia en el nuevo milenio. Estas nuevas dimensiones, advierte el doctor mistico, generan "armonia en el  espíritu" (2N 11 ,4), con el fin de dar culto al Dios vivo, conforme al primer mandamiento: "Amaras a tu Dios de todo ..." (2N 11,4).

 

Cabe recordar a este proposito como el Padre mismo de Jesus, el Dios vivo y verdadero, es quien busca en el hombre este culto, esta "armonia en el espíritu" (2N Il ,4), esta actitud contemplativa, desde los albores de la humanidad cuando nuestros progenitores, antes de la cafda, tenian siempre una "sabrosa advertencia y contemplación de Dios" (3S 26,5), iluminados por la luz de su Espíritu, la "rûah del día" (Gen 3,8).

 

Quien lee atentamente puede captar, ya desde el principio, como el objeto de la reflexión teologica del doctor mistico sea precisamente la búsqueda de este culto «de todo», "porque el Padre busca tales adoradores" (Jn 4,23). Por eso a San Juan de la Cruz se le atribuye, entre tantos títulos, el título de 'buscador de Dios'; esto es, aquel que no solo ha desarrollado una actividad de estudio y de reflexión teológica sobre la realidad objetiva de la fe, erigiéndose como "Maestro en la Fe" ((Juan Pablo II); sino también como aquel que, 'en una senda oscura', ha querido ser explorador "bien dispuesto para Dios" (CB 1,22), 'Buscador de Dios'.

 

De hecho, san Juan de la Cruz ha sido un gran itinerante. Hizo viajes largos, difíciles, incómodos, debido a sus responsabilidades de gobierno, por las fundaciones de monasterios de monjas y de conventos de frailes. Viajes en los que el diálogo fraterno con sus compañeros de camino se alternan con largos silencios, con pausas de oración en los oasis de vegetación o en las orillas de los ríos. Viaja ordinariamente a pie o a lomos de un mulo.

  

En sus libros el doctor místico hará muchas alusiones al caminante bien dispuesto, a la mística explorativa, a la búsqueda de Dios por el sendero místico, especialmente en la Subida del Monte Carmelo y en la Noche Oscura.

 

A lo largo de sus páginas subrayará cómo la búsqueda del culto en el espíritu es ciencia muy sabrosa, teología mítica, 'experiencial', expresada en el símbolo (Castro Martinez) de la 'noche oscura'. Este símbolo remite siempre al contenido mistérico de la realidad objetiva de la fe, la 'ciencia sabrosa' o la teología mística experimentada y transmitida por san Juan de la Cruz , 'buscador de Dios'.

 

No hay que olvidar que el doctor místico habla de la teología mística que es conforme a la fe (cf CB pról. 2); habla de Dios que se comunica mediante la gracia, las virtudes teologales y los dones del Espíritu, esto es, como una "infusión secreta" (1N 10,6); habla de Dios en cuanto experimentado como "sabiduría secreta" (2N 17,2):"El Santo habla de Dios, de sus comunicaciones, subrayando el contenido del misterio, esto es, Dios" (Ruiz). Por otra parte a san Juan de la Cruz no le interesa definir los contenidos de los datos objetivos de la fe, como por ejemplo, Dios, la persona de Cristo, la gracia , etc., ya que los considera sabidos y vividos por sus lectores. Lo que le interesa es "enseñar y demostrar cómo se hacen presentes y cómo actúan la divinización del hombre" (Pacho).

 

 

Conviene recordar que en el prólogo al Cántico Espiritual el "Buscador de Dios" no contrapone, sino que distingue dos clases de teología: la escolástica y la mística. Con la primera "se entienden las verdades divinas" (CB pról. 3); la mística , en cambio, es aquella en "que se sabe por amor, en que no solamente se saben, mas justamente se gustan" (CB pról. 3). Hay que recordar también que la teología mística de san Juan de la Cruz, muy idónea para el que "busca a Dios" (Sc 80), hace referencia no sólo a la ciencia sabrosa, sino también a la "sabiduría secreta" (2N 17,2) que Dios mismo comunica e infunde al que busca "bien dispuesto" (CB 1,22) por medio del amor.

 

Por lo tanto, en continuidad con la ciencia de la teología escolástica que domina el estilo "de pensar y de exponer" (Pacho) del doctor místico; pero también en la novedad de una ciencia sabrosa, esto es, la teología mística, por la que se puede entender una "sabiduría secreta", infusa por amor por Dios mismo mediante el Espíritu Santo que, en la oscuridad de la fe, causa en el cristiano la oscura contemplación: maravillas y horrores (cf 2N 9,5; 15,1) que se experimentan "por esta senda oscura" (2S 7,13).

 

El Decreto "Die vicesima" , por el que el Papa Pio XI declaraba al 'Buscador de Dios' Doctor de la Iglesia Universal, subraya que sus obras son "codex et schola", cuyo contenido es la "caelestis sapientia" que señala la "senda de la perfección" (2S 7,3). 

J U A N   D E   L A   C R U Z


L A   B Ú S Q U E D A   D E   D I O S

 

"La luz de la fe en Jesús

ilumina también el camino de todos los que buscan a Dios"

PAPA FRANCISCO 

- Lumen Fidei 35 -

  


Tsong Kha-pa

Amdo - Tibet

1357 - 1419

Siddheswarananda

Kochi - India

1897 - 1957

Giovanni Ballini

Brixia - Italy

1957 -