explorar

- Lumen Fidei 36 -

 

asombrarse

- Evangelii Gaudium 11 -



EN LA SENDA OSCURA


- teología mística, intuitiva -


- "grave palabra y doctrina" (lN 13,3)


 

 

 - "grave palabra y doctrina" (lN 13,3)

 

Para explicar y poder comprender la naturaleza de la senda oscura a través de la cual el "buscador de Dios" (Sc 80), el explorador bien dispuesto, pasa para alcanzar la divina unión, se hace referencia a la teología magistralmente trazada por el experto 'Buscador de Dios', nuestro Santo Padre Juan de la Cruz. Nuestro explorador, -"un aprovechado"-, siguiendo el ejemplo "de otros" (2N 16,8), se adentra en el sendero místico , "senda angosta" (2S 7,7) y estrecha de la vida eterna, guiado por Dios y "sólo por amor de él" (1S 1,4).

 

En el "ejercicio espiritual del camino estrecho de la vida eterna que dice nuestro Salvador en el Evangelio" (N, pról.), dejando el estado de los principiantes, "propiedades de niños" (1N t ,2), nuestro 'explorador' por "gracia de Dios" (1N l,2), progresa en los caminos del espiritu, estado de los aprovechados , "que es ya el de los contemplativos" (1N 1,1). Por esta vía del espiritu, llamada vía iluminativa, nuestro protagonista, "por medio de una pura y oscura contemplación" (2N 3,3), se encamina al estado "de los perfectos, que es el de la divina unión del alma con Dios" (1N 1,1).

 

En este admirable sendero místico, definido mística explorativa sanjuanista, nuestro "buscador de Dios" (Sc 80) esta realizando la mística in evolución (A'), el punto cimero y vértice de la novedad de estas paginas , en el que culminan las etapas precedentes de la teologia mística (A) y de la dinamica mistica (B). Esta mística en evolución sera luego actualizada en la sintesis fina!(cf CONCLUSION) .

El "buscador de Dios" (Sc 80) recorrera esta senda oscura con tres actitudes teologales que disponen "a la unión con Dios" (1S 2,1): esperanza, fe, caridad. Ahora bien, estas tres virtudes, infundidas por Dios, disponen porque estan existencialmente en acto (cf A') en los tres criterios explorativos, como exponemos a continuación:

  • Primer criterio explorativo: en la "esperanza" (2S 6,3), que tiene por objeto lo que no se posee , "el explorador" entra en la fascinación mistica "que no tiene modo" (2S 4,5), con ecos transcendentales del todo y nada de san Juan de la Cruz: "Para venir a gustarlo todo no quieras tener gusto en nada ..." (1S 13,11-13) (A' a.).
  • Segundo criterio explorativo: en una vida "a modo de la fe" (CB prologo 2), "como de noche, a oscuras" (1S l ,1), "el explorador" sube el Monte con enajenación o pureza espiritual, ordenada y soavemente (cf 2S 17,2; 2S 7,5), dos coordenadas basicas que presentaremos mas adelante (A' b.).
  • Tercer criterio explorativo: solo por amor de Dios, "solo por amor de él" (1S 1 ,4) "el explorador" vive en la constante abnegación evangélica, que es la actitud teologal de las "nadas" (1S 13, 2-13) (A' a'.).

 

Estos tres criterios explorativos, unidos a las tres virtudes teologales, o mejor, las tres virtudes teologales en acto en los tres criterios explorativos contienen por tanto nuestra mística en evolución (A'), mediante la cual, a lo largo de este sendero místico, el explorador -el 'buscador'- se dispone a la unión con Dios.

Por esto precisamente se habla del sendero místico como vía teologal, como mística en evolución (A'), como sequela Christi; porque en este modo de vivir, "que no tiene modo" (2S 4,5), nuestro protagonista se va trasformando; destruye, poco a poco, su viejo vestido, el "habitus" de un "hombre viejo" (2N 16,4), mientras se va revistiendo de nuevo: quita su "antigua pellejo" (2N 13,11) porque vive ya una vida nueva. De hecho no se podría quitar algo viejo, si antes no comienza a ponerse algo nuevo, esto es, poner en acto el don divino de novedad, de gracia.

 

Puesto que "Cristo es el camino" (2S 7,9), Dios, como una "amorosa madre" (1N 1,2), hace que el "buscador de Dios" (Sc 80) camine "por su pie" (cf 1N 12,1) en la senda de la "admirable doctrina" (2S 7,4), para que "perdiendo las propiedades de niñio, se dé a cosas mas grandes y sustanciales" (1N 1 ,2; cf 1N 8,3; 12,1).

 

En esta forma de vida mística, por el sendero místico, el buscador se convierte, "al paso del alma, poco a poco" (CB 23,6) , en "espíritu limpio bien dispuesto para Dios" (CB 1 ,22).

 - reflejo senda/noche


 

Como reflejo sobre el espejo del agua, la atencion se ha centrado, invirtiendo la perspectiva, no ya sobre la 'noche oscura ' que gufa por la 'senda oscura' a la "alta y dichosa union con Dios" (N, prologo); sino también, y con mayor intensidad, sobre la 'senda oscura' que gufa -en una noche oscura- hacia las nuevas dimensiones de la vida en el espíritu, por "nuevos caminos no sabidos ni experimentados" (2N 16,8) por el "buscador de Dios" (Sc 80): la misma "alta y dichosa union con Dios" (N, prologo).

La perspectiva ciertamente es diversa: 'senda' en lugar de 'noche'; el fin es el mismo: la unión con Dios; la via evangélica de Cristo, es tal cual: 'senda',como la 'noche', es guía oscura pero segura y totalizadora, encaminada a aquella que el Papa Benedicto XVI llama la verdadera «esperanza», "la eternidad, en la cual la totalidad nos abraza y nosotros abrazamos la totalidad" [Spe salvi 12].

 

 - método, estructura y gráfico senda/ciencia


 

Para exponer la senda oscura del "buscador de Dios", que es Juan de la Cruz, se adopta el método racional en su dinámica helicoidal, «similiter ex recto et circulari compositum» [*] que, como afirma Tomás de Aquino comentando a Dionisio Areopagita, es particularmente idóneo para expresar la función de la contemplación a partir del dato revelado : "Discursus autem rationis, quando autem est secundum illuminationes divinas, pertinet ad motum obliquum" [STh. II-II, q. 180, a. 6. ad 3um].

 

Son tres los ámbitos del misterio cristiano que, con «motum oblicuum» definen el símbolo de la senda y del misterio de la ciencia sanjuanista:

 

A. Teología mística, intuitiva:

  • "salir en la noche a buscar" (2N 24,4) [N]
  • "pasar por la oscura noche" (S arg) [S] 

Base doctrinal: la naturaleza del sendero mítico en los tres térmi­nos de la investigación: noche (a.); infusión (b.); contemplación (a'.).

 

B. Dinámica mística, orientativa:

  • "senda del alto Monte" (2S 7,3) [S]
  • "subir y bajar" (2N 18,3) [N]

Desarrollo existencial: la dinámica mística del sendero mistico en los tres elementos que configuran su trazado: pedagogía de Dios (a.); senda (b.); buscador de Dios (a'.).

 

A' . Mística en evolución, explorativa:

  • "nuevos caminos" (2N 16,8) [N]
  • "no tiene modo" (2S 4,5) [S]

En acto teologal: el culto en el espíritu que se va realizando gradualmente, como "nuevos caminos" (2N 16,8), a través de tres criterios explorativos en relación recíproca: todo y nada (a.); coordinada espiritualidad (b.); actitud teologal frente a la nada (a'.).

 

Esta es la mística explorativa, mística de búsqueda del "buscador de Dios". Conjugando los tres ámbitos del misterio con las tres referencias del díptico Subida-Noche: NS - SN - NS se obtiene la siguiente tabla ilustrativa dinámicamente helicoidal:  A - B - A'.

 

__________________________

 

[*TOMMASO D’AQUINO, Summa Teologiae (STh), II-II, q. 180, a. 6, ad 3um; cf Dionigi Aeropagita, De Divimi Nominibus, IV. Este movimiento oblicuo se encuentra de Div.n. Clemente Alejandrino, quien equipara el ascender spiritual a Dios al "retorno que va, enverdadero retorno ascendente, hacia Aquél que es" (Stromati, V, 14).

 


Download
San Juan de la Cruz, buscador de Dios (2010, sintesi, pg 14)
buscador.pisa.pdf
Documento Adobe Acrobat 3.3 MB

Las nuevas dimensiones que San Juan de la Cruz nos ha desvelado